Cómo incorporar el low champú a tu rutina capilar

Hay días en que nos encanta sentirnos en casa como en el spá más sofisticado, nos tomamos nuestro tiempo y es maravilloso, sin embargo hay otros en que estamos cansados y no disponemos ni de una hora para contribuir a los tan deseados cuidados faciales o capilares. Es por ello que nos metemos bajo la ducha, agarramos con una sola mano el bote de champú y lo vertimos en nuestra cabeza, la mayoría de veces si tan si quiera controlar la cantidad que nos estamos añadiendo. ¿Sabes con cuantísimos sulfatos estás contaminando tu cabello? Hazte la idea de que lavar tu pelo cada día, o día si día no, hace que éste se muestre cada vez más seco y encrespado, pues es como si estuvieras lavando tu ropa todos los días y se acabara de estropear por los detergentes, a pesar de que cada día disfrutaras de su olor a limpio.

La solución

Lo primero de todo es que ralentices el ritmo de lavados. Si tienes el cabello graso, una vez cada tres días, si lo tienes normal, una vez cada cinco, y si lo tienes seco, una vez a la semana.

Los sulfatos y las siliconas

Para que entiendas la importancia del low champú, es necesario que comprendas lo primero de todo porqué debemos despedirnos de las siliconas y alejarnos de los sulfatos todo lo que podamos:

Los champús que usamos habitualmente, contienen sulfatos (los detergentes que se encargan del lavado) y siliconas (partículas que recubren tu pelo para mejorar su textura). Pero lo que ocurre realmente con los sulfatos es que si abusamos de ellos deterioran nuestro cabello resecándolo y dañándolo y las siliconas, aunque en un principio actúen como barrera protectora, a la larga acaban dañándolo también, y lo único que consiguen es “maquillar” tu cabello haciendo que parezca tener una salud que realmente no posee.

La solución: el low champú, el champú en seco y los champús y las mascarillas libres de siliconas

A continuación te cuento exactamente qué productos debes utilizar, cómo y cuando

Imagina que estás en tu día de lavado, sea tu tercer, quinto o séptimo día como he explicado previamente, entonces debes utilizar un low champú (un champú libre de sulfatos) para darle un lavado a tu pelo. La experiencia se siente similar a si te lavaras el pelo con un acondicionador, debes aplicar la suficiente cantidad para que cubra tu cabeza por completo, masajear suavemente con la yema de los dedos, y dejar actuar durante 3 minutos. Después debes aclarar con agua tibia y finalmente con agua fría para cerrar los poros.

La mascarilla

Cuando se encuentre bien aclarado aplica una mascarilla sin siliconas de medios a puntas y aclara tras unos 5 minutos de aplicación. El cabello te quedará increíblemente sedoso.

Se me ensucia el pelo entre lavados, ¿Qué hago?

Todo tiene un contra, y es posible que en mitad de tus días de “no lavado” lo encuentres algo sucio, y también te traigo una solución para ello: utiliza un champú en seco: abre tu pelo por las raíces grasas y pulveriza, después repártelo bien con tus dedos y tu cabello se salvará un día más. Si tu cabello entre lavados se ve excesivamente graso, lava tu flequillo o como mucho la parte superior de tu cabeza con un champú sin siliconas, éste tipo de champú si contiene ese detergente no deseado pero como tan sólo lo aplicaremos que la parte superior de la cabeza y sólo en ocasiones y entre lavados, no estropearemos nuestro cabello.

¡Cuéntame tus rutinas capilares!

Disfruta mucho más de mis contenidos en mi canal de Youtube Rebeca Pereyo

Renueva tu corte de pelo por temporada

Seamos francos/as, estás cansada de ir a la peluquería y tras largos esfuerzos por ver tu pelo crecer, en unos breves minutos todos tus sueños capilares quedan hechos añicos tras verlos en el suelo de tu peluquería más cercana o de mayor confianza, tras ello tu esperanza se reconforta pensando que volverá a crecer… ¡Y vuelta a empezar! Tranquila, todas hemos pasado por esta fase, por ello te traigo cuatro cortes sencillos que puedes realizar tú misma en casa y, hasta calendarizar para tener siempre tu melena bajo control, ¡Pon atención!

Llega septiembre

Y con este mes también los cabellos resecos y dañados por el sol y los tintes oxidados. ¡Que no cunda el pánico! Os traigo un corte de pelo que hará lucir tu melena renovada y reparada. Coge los dos extremos de tu cabello hacia delante y córtalo recto, con una ligera inclinación desde la axila para crear un corte recto con mayor efecto. Pero para no dejar tu cabello con un corte aburrido, cortaremos un pequeño flequillo lateral ligeramente desfilado, y no muy largo para poder colocarlo de lado o al centro según te apetezca el día. En octubre y noviembre no cortes tu cabello si no es necesario, y si te aburres del peinado en octubre ondula tan sólo las puntas y en noviembre ondula con tenaza tu pelo por debajo de hombro, tu melena lucirá siempre renovada y estará sana.

Diciembre, frío y calefacción

En diciembre tu cabello necesita un saneamiento pues la calefacción maltrata tu pelo aun aunque no te des ni cuenta. Esta vez córtalo en pico, todo desfilado, hará meses que no te ves con ese look, y para entonces tu flequillo habrá desaparecido, ¡Todo un cambio! Y no me negarás que es un corte de pelo realmente sencillo. En enero y febrero retoca con pequeños cortes tan sólo el pico.

Marzo, melena sana pero con necesidad de cambio

Llega marzo, y hemos conseguido que tu melena se mantenga orgullosamente sana, el problema es que los cortes desfilados crecen muy rápido y dan a tu pelo un aspecto algo clásico pero sin forma. Para este mes te aconsejo un corte a capas que puedes realizar en casa, mi consejo es que realices una sóla capa para que resulte más manejable cuando te hagas un peinado, y seamos justos/as, si metes la pata no resultará tan evidente. Echa toda tu melena hacia delante y anúdala con varios coleteros, cuando más hacia abajo quede inclinada la coleta más alta quedará tu capa, recuerda. Y tan solo tienes que cortar, te sorprenderá lo bien que quedará. En abril y mayo retoque de puntas en recto y desfilado, según necesites.

Junio, nuestro reto, verano vs. cabello

En junio nuestra ambición máxima radica en mantener el cabello sano y suave para evitar que se reseque y estropeé, por lo tanto, en junio, julio y agosto cortaremos ligeramente las puntas tan sólo para mantenerlo sano.

¿Te han gustado mis tips para tu cabello? ¡Comparte!

Maquillaje completo con tan sólo 3 productos

A todos/as nos encanta tomarnos nuestro tiempo para que el maquillaje nos quede impecable, ¿Pero nunca te ha sucedido que quieres salir “presentable” pero no posees el tiempo necesario para ello? ¡Hoy te traigo la solución! En tan sólo 3 o 4 minutos y con tan sólo 3 productos puedes crear un maquillaje muy natural a la par de completo, ¿Puedes creerlo? A continuación te explico cómo:

Lo que necesitas

  1. Un corrector líquido de tu tono de piel o un pelín más claro
  2. Un eye liner negro
  3. Un pintalabios en barra mate, de un color que haga juego con tu tono de piel, es decir, si tienes un subtono frío, pues el labial debe ser frío, si tienes un subtono de piel cálido, cálido deberá ser.

Por donde empezar

Lo primero que vamos a hacer es utilizar el corrector como tal, tapando además de las ojeras, también las imperfecciones que tengas en la piel: marcas de acné, y cicatrices. Después lo utilizaremos como prebase de párpados y finalmente como iluminador de las zonas más internas de tu rostro para añadir luminosidad: me refiero al entrecejo, un poco por encima de las cejas, en la punta de la nariz, por encima de los labios, y finalmente en el mentón.

Después nos vamos a por el pintalabios, y además de utilizarlo como tal, lo usaremos en nuestras mejillas. Por último nos untaremos el dedo meñique con el mismo y lo usaremos en la cuenca de nuestros ojos para crearles dimensión. ¿Tu rostro parece otra cosa verdad?

El eye liner lo haremos notable, para que destaque, y nos mojaremos también un dedo en un poco del mismo con el que como toque final teñiremos nuestras pestañas.

¿Conocías estos trucos? ¡Cuéntame más!

Descubre mucho más en mi cana Rebeca Pereyo

5 Errores que cometes al aplicar tu sérum

¿Qué dificultar podríamos encontrar en ello? Es de las primeras preguntas que seguramente como lector te hagas, y ya mismo te contesto, dificultad realmente ninguna, equivocaciones, sin embargo y por desagracia, muchas.

Enumerémoslas:

  1. No respetas el orden adecuado. ¿De qué orden estamos hablando? Del único que deberíamos, los sérums/lociones/cremas deben siempre aplicarse desde el de menor peso molecular al de mayor, es muy fácil observar su textura para adivinarlo. Te pongo un ejemplo correcto: primero tu tónico, tu mascarilla con multi esencias, tu principio activo de vitamina c, después tu sérum hidratante, tu crema de noche, y por último un aceite rico en licopeno.

2. Aplicas demasiada cantidad. Este error queridos/as lectores/as he de decir que es de mis más comunes equivocaciones, y es que te piensas que por aplicar mucho, más se va a beneficiar tu piel, y para nada, tu piel tan sólo absorberá lo que sea capaz. ¿Recuerdas el concepto de disolución saturada en el instituto? Bien podríamos asemejarlo.

3. Mezclas ingredientes/principios activos que no deberías. Es bien sabido que hay principios que juntos, lo menos malo que te puede pasar es que neutralicen sus efectos y no te beneficies de ellos, como juntar la vitamina C y la niacinamida, y hay otros que juntos te pueden llevar a más de una irritación, como por ejemplo mezclar dos ácidos bastantes exfoliantes como el ácido glicólico y el salicílico. Revisa bien los productos que utilizas e investígalos, puede que te acabes llevando una sorpresa, (mala).

4.Utilizas principios activos fotosensibles por el día. Resulta que una de tus marcas favoritas ha lanzado su última novedad toda contenida en un sérum de retinol, y tú decides aplicártelo día y noche para potenciar sus efectos, ¡Error! El retinol es extremadamente fotosensible y puede provocarte los efectos contrarios si lo utilizas de día, así que no olvides revisar cuál de tus sérums lo es para ponerle remedio.

5. No masajeas correctamente tu rostro. Durante muchos años hemos subestimado el modo de aplicar nuestro sérum, nos frotábamos bien la cara y ya está; pues de eso nada, nuestro sérum debe ser aplicado con suavidad por todo nuestro rostro y los movimientos deben ser los mismos que si aplicáramos un rodillo de jade, es decir, desde el centro de la cara al exterior, pero siempre con movimientos ascendentes desde nuestra mandíbula para no contribuir a la flacidez. Del mismo modo, si no realizamos correctamente este tipo de masaje, lo más probable es que nuestro sérum no se absorba bien y acabe formando las odiadas pelotillas, que junto con el error número dos, acabamos preparando un emplasto antiedad, pero emplasto que no se absorbería ni una de nuestras noches más largas.

¿Cuáles son tus errores comunes al aplicar tu sérum? ¡Quiero saberlos todos, no te cortes!

3 Formas distintas de aplicar una doble limpieza

Llegas a casa, ha sido un día largo y duro, y tienes cero ganas de desmaquillarte, aunque al mismo tiempo desearías que tu cara se sintiera hidratada y fresca y no tirante y excesivamente seca… El esfuerzo empleado en tu doble limpieza, merece la pena, créeme… Pero

¿Es necesario o lo adecuado realizarla siempre igual? ¿Y Siempre con los mismos productos?

La respuesta, la mires por donde la mires, es NO; claro que no, tu piel siempre necesita que te adaptes a ella, que la mimes según tus necesidades, y aunque podrían existir muchas otras formas, aquí te dejo algunos ejemplos que hacen que debas adaptarte a la misma.

  1. Llevas todo el día maquillada. En este punto, cuando llegas a casa sobre las 22 horas y has estado maquillada mínimo durante unas 6, necesitas una doble limpieza PROFUNDA. ¿Qué significa esto? Que como primer paso es necesario que utilices un aceite para retirar todo el grueso del maquillaje, y tras haber retirado éste, lo ideal es que cepilles tu rostro con un limpiador facial de silicona junto con un gel facial. Después puedes continuar con tu rutina de noche, y tu piel habrá recuperado su textura y su frescura.
  2. Llevas todo el día fuera de casa, con tu rutina de mañana aplicada seguida de tu protector solar. En este caso, necesitas una doble limpieza HIDRATANTE. El hecho de no haberte maquillado no hace necesario que utilices el aceite más oleoso que tengas, puede que te baste con una buena leche limpiadora seguida del cepillo de silicona junto con el gel limpiador que mencionamos en el caso anterior. Mi tip extra: vierte unas gotas de tu aceite favorito con la leche limpiadora para obtener un resultado aún más hidratante.
  3. La limpieza SUAVE. Llevas todo el día en casa, has tenido tiempo hasta de aplicarte varias rutinas de belleza facial, incluso has podido utilizar algún dispositivo antiedad, pero deseas refrescar tu rostro antes de aplicar tu rutina nocturna, es más, aunque sea para retirar algunos restos de polución que se te hayan adherido del ambiente, sería conveniente que te aplicaras una doble limpieza. Esta vez será muy sencilla, como tu piel no se encuentra deshidratada, basta con rociar tu rostro con agua micelar, y retirarla con una toalla desmaquillante reutilizable y después utiliza un limpiador de silicona junto con una espuma suave. Tu piel quedará muy limpia, y al no realizar una limpieza muy agresiva no alterarás bruscamente su ph.

No olvides que una triple limpieza siempre es ideal en tu rutina de noche, así pues, tras realizar estos pasos en cualquiera de estos casos, pon la guinda a tu doble limpieza con una limpieza final con agua micelar, ¡Tu piel quedará libre de impurezas y lista para todos los tratamientos!

¡Cuéntame en qué consiste tu doble limpieza!